Performancing Metrics

: relatos de una mochila :: Empacando, empacando, empacando... (Parte 1)

miércoles, 23 de mayo de 2007

Empacando, empacando, empacando... (Parte 1)

Llegará el día en que tengamos que cargar sobre la espalda, únicamente el peso de nuestro propio cuerpo.

- José Saramago, «La Caverna»

Ahora sí, no hay vuelta atrás (como undécima vez que digo ésto en los últimos dos meses). No hay vuelta de hoja, the fat lady sang today. Pasajes> listos y confirmados, Seguro médico> listo y confirmado, Laptop> listo y vendido, Itinerario> listo y completado, Mochila> lista, desempacada, y vuelta a empacar!!!

Me agarró la ansiedad por la espalda y me obligó a deshacer la maleta (bueno, mochila) que tenía lista desde hace meses y revisar y requete-confirmar todo. Con fecha de vencimiento y todo. Pareciera que me levanté con la meticulosidad de Jack Nicholson en "Mejor Imposible", pero no, simplemente es un mecanismo de evasión cuando cruzo el punto de no-retorno.

Y hoy, nuevamente, y con más cabeza fría le dí un repasón a todas las cosas que debería llevar. Y pensé, "carajo, no hay mucha información en la red sobre como, qué, y cuanto empacar para un viaje de backpacker o mochilero!"

Entonces, en los próximos posts trataré de sintetizar al máximo las dos o tres cositas que he aprendido en el pasado sobre empacar, las cosas que uno debería llevar, y otro par de consejos útiles, algunos míos, otros robados de ex-compañeros de trabajo y hasta de internet.

El primer consejo, que seguí al pié de la letra en mi primer viaje, y fue valiosísimo, fue:

Toma tu maleta, mochila, morral, bolsa plástica, tula, jíquera, pro-backpack, o lo que quieras usar para guardar tus cosas. Rápidamente, ve a tu closet (o guardarropas o armario o placard o como le quieras llamar) y empaca las cosas que en ese momento sientas que debes llevar. No olvides nada. Piensa en el destino, en las cosas que te depara el futuro, en lo incierto que es la vida, y actúa de acuerdo a ello. Hazlo YA, y me avisas cuando termines de empacar sobre tu maleta.
(...)
Listo. Ya tienes la maleta empacada. Ahora, el siguiente paso es quitar la mitad de las cosas que metiste adentro, y únicamente dejar lo que de verdad VAS a necesitar. Olvídate de las cosas que «sería bueno» llevar. De las prendas de ropa que te gustaría ponerte y que combinan. De los mil y un artilugios que llevaste como precaución para enfrentarte en éste mundo tan malo y tan hostil, olvidalos, y acuerdate que estamos en el siglo XXI, y el mundo cada vez está más globalizado. Lo que quieres comprar y llevarte acá, seguramente será más barato, y mejor en otra parte del mundo (salvo contadas excepciones).

Así que nuevamente, y con paciencia, empaca todo otra vez. Si piensas mucho en si llevar algo, lo más seguro es que no lo necesites. Déjalo. Y nuevamente, me avisas cuando termines de empacar toda la maleta.
(...)
Muy bién. Ahora sal con esa mochila/morral/backpack/ziplock (inserte cualquier tipo de maleta acá) y cargalo un par de horas por la ciudad. Sube escalaras. Montate en el autobus. En el metro. Corre un centenar de metros con el al hombro. Y cuando vuelvas, no seré yo, sino vos mismo, el que te darás cuenta que aún estás cargando muchísimo.

Tantos rodeos para decir simplemente "piensa dos veces en lo que vas a llevar y su verdadera utilidad: todo lo que cargues tiene un peso, y ese peso lo tenés que llevar vos mismo a la espalda".

Basándome en experiencia propia como viajero, realicé y con el tiempo fui depurando una listita con las cosas que tengo que empacar para los viajes, ya sea de negocios, o de mochilero; con maletas de ruedas o mochilas; en lapsos de fines de semana, o de meses; en viajes a la finca o a la playa... Con pequeñas adaptaciones, pero ésta es mi lista:


Equipaje
Uno de los principales elementos de todo viaje es, obviamente, donde vamos a empacar nuestros objetos personales. Acá hay infinidad de maletas y artículos para empacar. Para mi hay dos categorías: 1) viajes cortos de negocios o visitas de unos cuantos días en los que vas de aeropuerto-hotel-aeropuerto. Para éstos viajes, por comodidad, prefiero llevar la típica maleta de piloto que cumple todos los requisitos de tamaño para poderla llevar en carry-on. Aunque los puristas de viajes estén en contra, para mi las ruedas son fundamentales sobretodo cuando tenés que cruzar corriendo los corredores de aeropuerto en aeropuerto. Así me quiten algo de espacio adentro, esto lo pagan en comodidad. Pero ojo, solo si el viaje se limita a aeropuertos, hoteles, visitas, etc. No es muy recomendable si uno va a caminar bastante o recorrer en un plan más turístico. Para eso, y para cualquier otro tipo de viaje, está la siguiente categoría: 2) viajes que no se limitan a saltar de hotel en hotel, de aeropuerto en aeropuerto (o sea, la gran mayoría de viajes que haría un mochilero). En éste caso, cualquier cosa que te puedas poner al hombro puede servir (mochila de libros, tula, duffel... hasta bolsas plásticas!). Pero viviendo en un mundo donde la tecnología favorece el confort, por que no optar por un backpack más cómodo? Yo solía usar uno muy similar al North Face Skareb, que tenía una suspensión milagrosa que te hacía olvidar que estabas cargando algo. No era tan costoso, pero lastimosamente fué perdido en una batalla (...en un hotel, para ser realistas). Tengo ahora mi tula o duffel bag que me regalo mi Mani la cual quiero con particular aprecio porque también con todo y su simpleza, me acompañó a través de tantos recorridos... y es una excelente almohada por cierto. Me gustaría (no está de más soñar) conseguir la MEI Voyageur, que es compacta, sencilla, discreta, y sumamente útil al parecer, por tantos reviews que existen. Las tiras de la mochila se esconden, y queda pareciendo una simple maletita común y silvestre. Es tan buena (al parecer), y tan elusiva, que la hace la Shangri-La de las mochilas.

Aparte de la maleta como tal, también es altamente recomendable llevar otra maleta un poco más pequeña, en la que quepan la cámara digital, un libro o guía (tipo Lonely Planet o Rough Guide), el reproductor de MP3 y algún snack. Esa será la que saldrá a pasear contigo, mientras la más grande se queda durmiendo en el hostal.


Ropa
Como decía en un post anterior que traía toda la lista de ítems, «menos es más». La idea es llevar ropa en colores o tonalidades que combinen facilmente. También, es útil el vestir por capas, es decir, no llevar a clima frío tres chaquetas, cinco sacos, dos impermeables... sino ir poniéndose la ropa por capas... una camiseta, encima una camisa de manga larga, encima un saco, encima una chaqueta, encima un impermeable. Ir haciendo combinaciones a medida que haga falta. A no ser que vayas a escalar el Himalaya, en ese caso, la estrategia sería diferente!!! Más tips:
  • Me gustan los gorros de lana o de fleece, de esos que te pones y puedes bajarte para taparte los ojos. Te salvan del frío, además que te permiten dormir con los ojos bien cerrados. Y si le agregas un par de tapones o audífonos, tienes garantizada una buena noche de sueño.
  • Una bufanda puede ser excelente para también taparte los ojos del sol. O servirte como almohada improvisada. O cubrirte las manos.
  • Las pañoletas, o bandannas tienen muchísimos usos interesantes, que varían desde toallas, protección solar, vestidos (para las niñas), corbatas, filtros para agua... la imaginación es el límite!
  • La chaqueta trato por lo general que sea un blazer resistente que sirva para algo más formal en caso que se necesite.
  • En cuanto al calzado, si es un viaje de mochila, llevo unos tennis (de preferencia negros, son más formales y se ensucian menos) y unas sandalias (para la playa, para las duchas de dudosa higiene, para caminatas calurosas...).
  • Como decía el Teniente Dan Taylor (en Forrest Gump, por si no atinan), una de las dos cosas más importantes en el mundo son las medias o calcetines. Pueden hacer la diferencia entre un hombre contento y un hombre muerto. Y con tantas caminatas por delante, tus pies te lo agradecerán. Importante que sean resistentes, de materiales sintéticos para evitar la humedad (y con ella los hongos, enfermedades, infecciones, etc.)

Aseo Personal
No solo hacen la diferencia entre una persona limpia o no, sino que también pueden hacer la diferencia entre una persona sana y una que no. Dependiendo de la duración del viaje, pueden variar las cantidades, pero los ítems serán los mismos. Importante:
  • No llevar los frascos grandes de Shampoo (o del simple y castizo champú), crema de dientes, desodorante, protector solar, etc. Mejor, usar esos frasquitos de cortesía más pequeños que dan en los hoteles o en los viajes más largos. O los que son de muestras médicas. Allí se pueden reenvasar los contenidos de la mayoría de ítems de aseo personal, y economizas espacio. También venden las botellitas en tiendas especializadas, pueden ser de plástico normal, o de nalgene, un polímero que aguanta mucho mejor el deterioro, a comparación con el plástico normal.
  • El cortauñas, si planeas llevar la maleta en carry-on, es indispensable que no venga con la lima, o no te lo dejarán pasar en seguridad aeroportuaria. Simplemente se puede romper la lima y ya está (mejor hacerlo en casa antes que en el aeropuerto). Vale la pena aclarar que mantener las uñas muy, muy cortas, junto con un buen lavado de manos, es la mejor manera de evitar enfermedades e infecciones en lugares propensos a ello.
  • Si es necesario llevar espejo, tratar que sea de aquellos que son plásticos e irrompibles.
  • Para las toallas, prefiero aquellas pequeñas que están hechas de viscosa (o viscose) o de chamois. Éstas logran absorver diez o más veces su peso en agua, lo que las hace verdaderamente únicas. El único problema es que no puedes salir con ella cubriéndote, puesto que no es que cubran mucho que digamos. A no ser que tengas un lado exhibicionista, y pues bueno... entre gustos...
  • Para lavar ropa a mano, prefiero los jabones sólidos (Jabón El Rey, Tepeyac, etc.) a los líquidos porque duran muchísimo y no se riegan. Los prefiero aún más que a los jabones en polvo (tipo Fab, Ariel, etc.)... Si ya les ha pasado lo que a mi, entenderán que limpiar con aspiradora cada uno de los rincones del interior la maleta no es muy divertido!!!
  • Las bolsas de tela, son ideales para separar ropa y también para llevarla a lavar. No ocupan espacio, y ayudan a organizar la mochila.
  • Una cuerda de nylon o de un material sintético resistente, es bastante buena para colgar la ropa en aquellos lugares en los que que no dispones de algo así. Amárrala a la ducha, a la puerta, a un par de ventosas (o chupas), a la ventana, al camarote... en fin. Y al otro día, voilà, ropa seca! Hay otra variedad de cuerdas más sofisticadas que son elásticas, y ganchos para ropa que se inflan... pero no las he probado personalmente.
  • En caso que uno quiera lavar la ropa en el lavamanos, y éste no tiene el tapón para evitar que el agua se vaya, una bola hecha con una bolsa plástica cualquiera, insertada en el agujero funciona muy bién. Aunque también, hay ingeniosas alternativas, como tapas que se amoldan al contorno de la tubería, o una simple y llana pelotita de caucho (que también serviría como desestresante en días aburridos).
  • La seda o hilo dental, aparte de mantener la boca limpia, tiene mil usos diferentes. Sirve de hilo para arreglar el morral, cuerda para amarrar cualquier cosa, cordón para los zapatos... en fin!
  • Para afeitarse, mucha gente sugiere aceite para afeitarse, por el poco espacio y la excelente lubricación. No he tenido problema utilizando el viejo método de usar jabón y cuchilla de afeitar, así que nunca lo he probado. Pero existe y tal vez pueda ser útil para muchos.


No hay comentarios: