viernes, 28 de septiembre de 2007

De yuppie a hobo a estudiante...

Ya hace un poquitico más de un mes que me regresé al que sería de momento mi hogar. Suzhou. En la provincia de Jiangsu, a un poco más de media hora en tren rápido de Shanghai. Hace un poquitico más de un mes que mi amada y vieja mochila quedó vacía, vacía de ropa gastada, de mapas rayados y de botellas de agua.

De momento, y en contra del deseo de viajar y viajar de esa mochila, me establecí en ésta ciudad porque de tanto viajar en China, decidí quedarme un poquito más a estudiar Chino... La verdad, China me gustó bastante, y al igual que Japón, me gustaría quedarme a aprender el idioma.

Por Suzhou pasé hace un par de meses, en el pico del verano históricamente más fuerte de la región... los recuerdos de Suzhou de esa epoca están entre jardines impresionantes, una ciudad que contrasta la arquitectura tradicional china con el empuje y velocidad de la China moderna, recuerdos tambien de días de incontable calor y sofoco, noches de conocer gente nueva y huir siempre del calor...

Suzhou me gustó justamente por su ubicación estratégica cerca a Shanghai y en el centro de la China del este. Los jardines y las calles tradicionales, con sus linternas y faroles rojos redondos me enamoraron. Y el contraste entre ciudad nueva/ciudad vieja se me hizo bastante interesante... No es tan contaminada como tantas ciudades como Beijing y sus alrededores, el invierno no es tan frío y es mucho más pequeña y manejable... digo "pequeña", porque aunque la ciudad es de tamaño reducido para los estándares chinos, sus cinco millones de habitantes la hacen de un tamaño respetable.

El mes pasado fue mes de locos... de ubicación, de trámites de visas y matriculas en la universidad, de buscar apartamento, de comprar las cosas necesarias, para la habitación, para la cocina, para el baño... todas esas cosas que como mochilero son lujos, ahora se convierten en necesidades... ironía ante todo.

Llevo un mes de arreglarme el cabello con peinilla, de lavar la ropa en lavadora (y no a mano, como siempre), de no tener que empacar tus cosas cada noche, de no tener que compartir habitación con cinco personas más y hacer competencia de ronquidos. De tener tu propia cama, y aire acondicionado en la habitación. De poder cocinar lo que vos querés. Es un mes de adaptarse nuevamente de volver a la vida tradicional, y de también volver a la vida de estudiante que hace tiempos había dejado atrás...

Volver a comprar cuadernos, libros y CDs de estudio. De levantarse tempranísimo a terminar una tarea que se me olvidó hacer en el día anterior. De hacer planas y planas, y repetir mil veces los trazos de los caracteres chinos que son tan abstractos en principio, y tan difíciles de recordar.

Es un mes de un cambio repentino, de aprender el idioma, las costumbres y la convivencia. De retomar los hábitos de madrugar a la hora que se debe madrugar, y no a la hora que uno se quiere levantar. Pero sería un mentiroso si dijera que no me gusta, que el idioma es aburrido y mi nueva vida me hace bostezar. Aunque hay algunos detalles que no esperaba, la vida en China me gusta bastante, todos los días aprendés mil cosas, todos los días los ojos que no se acostumbran aún a lo que ven, no se cansan de asombrarse.

Y la cabeza, a mil por hora, te llena de pensamientos, recuerdos... algunos felices y algunos no tanto... Pero es un tiempo para aprender y crecer y tratar de ser un poquito más feliz. Porque después de todo, para qué más estamos acá en esta nave llamada Tierra?

6 comentarios:

SandraPi dijo...

Que bueno ole que estés tan contento en tu nueva vida china!!! Se sintió tu alegría en lo que escribiste :D

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

¡Venimos pars SER FELICES!

Qué comes en china?
Me inquieta mucho ese país. Una ex cuñada estuvo por allá y apenas vino ayer, pero llegó maravillada y hasta se transportó en bicicleta.
Rico saber más de los chinos, quienes se están apoderando del mundo, sniff!

Un abrazo cálido para tí y besitos para acariciar tu alma viajera!

Luisa Montalvo dijo...

Hey! no te conozco pero que buenas historias.. Eres de Medellín??? Si puedes contáctame, estamos organizando un centro de estudios de cultura oriental en Medellín, si te interesa escríbeme!!! kluxi8@hotmail.com.

Luisa

Anónimo dijo...

Querido!!! Escribe más cositas, tu nueva vida lo hace más complejo, pero tus lectores estamos asiduos de letras!!

G. dijo...

sandrapi: ey ey ey!!! bueno, tratando de no acostumbrarme a las cosas, y nunca dejarme de asombrarme... y si, que todo sea pa ser más felices ole!

lully: tiempos de los tiempos de verte por acá! bueno sobre la comida... la comida china es muchísimo más compleja y rica que lo que nos comemos en "Asia" o cualquiera otro de los muchos restaurantes chinos en Col... de hecho, así como en Colombia (y en muchas partes de Latinoamérica) nos unimos y nos hacemos más amigos en la rumba, los chinos se unen y se hacen más amigos en las mesas, llenas de platos exóticos y deliciosos... voy a ver si pongo un post con éste tema obligado!!!

luisa m.: hola luisa, si, soy de Medellín como vos, pero en éstos momentos ando un poquito alejado... si te puedo ayudar en cualquier cosa que necesités, me contás!!! saludos!

anónimo: gracias por pasar y darte la vuelta! seguro que sí, ahi sacaré el tiempito para seguir alimentando éste blogcillo con las tonterías que me pasan y aprendo por acá... cuidate!

Luza dijo...

Contá un poquito sobre cómo es tu nueva vida de estudiante :)
Se te extraña pero mucho por estos lados...