Performancing Metrics

: relatos de una mochila :: Halong Bay

domingo, 22 de junio de 2008

Halong Bay

Halong Bay queda a unos 150 kms de Hanoi, y es otro de los sitios natural declarados como patrimonio universal por la UNESCO. Y con mucha razón, porque el lugar como tal es verdaderamente increíble. Luego de revisar en Hanoi en algunos lugares, había conseguido el tour más barato para visitar el lugar. El plan era dos días en un barco atravesando la bahía, con una noche a bordo. Estaba un poco pesimista porque el clima en Hanoi estaba hecho un verdadero desastre, y las personas que habían ido a Halong decían que había sido una pérdida de tiempo y de dinero, porque todo el tiempo se lo pasaron dentro de su camarote, haciendo nada... Tanto, que el tipo que me vendió el paquete, decía que en último caso podría tomarle fotos a la tormenta... Nada alentador, pero al menos sincero.

En el trayecto de ida, se desató una tormenta increíble, llevandose el polvo de las carreteras y por ahi derecho las esperanzas de un lindo viaje en barco. Pero una vez llegamos horas después a Halong, milagrosamente el cielo se despejóy empezó a brillar un enorme sol.

Luego de esperar a que nuestro "guía" preparara toda la documentación del caso y que el barco estuviera listo, nos indicaron como llegar allá. El barco en cuestión era un junco de 4 niveles, con capacidad para unas 16 personas más la tripulación. Compartiendo barco había unas personas de Australia, USA, Canadá, Holanda y Vietnam. Lo curioso es que hablando de los precios, me enteré que todos pagaron más del doble de lo que pagué yo por mi tiquete... o estuve demasiado de buenas, o les vieron la cara de turistas... lo cual desafortunadamente es el pan nuestro de cada dia acá en Vietnam. Ugh.

Eventualmente el barco zarpó y luego de que nos mostraron los camarotes fué el tema de la comida, uno de esos banquetes de comida de mar que pocas veces me había tragado comido. Es que ya estar comiendo el pho todos los días de desayuno, almuerzo y comida, cansa!!! Me dió hasta pena de mis modales de mesa con los demás compañeros de viaje, pero bueno...

De vuelta a la cubierta superior, el día seguía espectacular. Rodeados de karsts por todas partes, un paisaje alucinante. Es difícil describir con detalle las escenas, por lo que mejor es ver las fotos que abundaron, porque era jodido tomar una foto fea. Y bueno, el tiempo en el barco pasó y pasó entre charlas con los viajeros, saltando y nadando en el mar y haciendo kayaking entre las rocas y cavernas marinas... Todo un espectaculo de la naturaleza al que tuve el privilegio de visitar.

No hay comentarios: